Dardos procaces isotrópicos (autor anónimo) II

26 abril 2010

No tengo miedo. Estoy enfadada.

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , ,

Algo en mi cama

Parpadeé, cerré los ojos y los volvía a abrir una y otra vez, después me los froté y sentí como las lentillas se me clavaban, los abrí y sólo por un momento vi estrellas, parpadeé una vez más  y me fui al baño a ponerme las gafas para poder ver mejor.  Volví a mi cuarto y seguía viendo lo mismo así que me quité las gafas y las limpié con el borde de la camiseta roja que llevaba puesta aquella noche. Y mire fijamente a través de la semi oscuridad que reinaba allí. Mis ojos no se podían creer lo que estaban viendo. Era todo un poco raro.

Normalmente mi cabeza funciona bien pensé, y generalmente no suelo ver visiones, no creo en los fantasmas, ni en cosas raras. Siempre he dicho  que tener imaginación no es sólo algo positivo sino que también es deseable. Pero, ¿qué pasa cuando mi imaginación cruza los límites de la realidad?  si no puedo tocar no creo en ello.  Y es que pensé, mientras volvía a cerrar mis ojos un poco llorosos por la alergia y el cansancio, que mi cabeza siempre ha funcionado más o menos bien hasta que…. Ahora empiezo a recordar. He estado toda la tarde en la facultad con unos compañeros haciendo  una practica y discutiendo como era mejor acabarlo, las discusiones  habían ido cada vez a más y nadie se entendía. Siempre hay alguno o alguna que cree poseer la verdad verdadera y no valen otras opciones. Nadie da fácilmente su brazo a torcer cuando sólo interesa pisar al del al lado. Y todo eso es lo que seguramente me tenía confundida de esa manera, por eso veía visiones.

No, espera. Quizás no sea eso sólo. Después de acabar los que mejor nos entendemos  fuimos a tomar unos pinchos y unas cañas. Cada vez bebo menos, me gusta poco y ¡claro! con dos cañas ya casi estoy medio borracha. Y encima no he comido nada, no tenía hambre, el cansancio me la quita. Eso es. Es la cerveza lo que me hace ver cosas raras. Recordaba haber bebido dos o puede que tres ¿o cuatro? La verdad es que no lo recuerdo bien. Unas cervezas con los colegas después de una dura tarde de trabajo y discusiones es muy relajante. Es como celebrar una victoria contra el infierno. Debe ser eso, pensé. Las cervezas.

Eso era lo único que me podía explicar mis visiones y porque estaba pasando por un momento difícil, con el sueño que tenía. Me costaba aceptar el hecho de que en mi cama.  Volví a mirar fijamente sólo para volverme a asegurar y  ya sabiendo que no era una alucinación, que era algo real ¡Mi cama estaba ocupada por un tío! Ahora que lo pienso, no sé porqué estaba tan convencida de que era un tío y no una tía. Todo lo que veía era un gran bulto bajo el edredón, una cabeza morena que asomaba con pelos cortos y una mano grande al final de un brazo un poco peludo  saliendo de algún oscuro sitio sujetando la almohada.

Puede que me haya confundido y este no sea mi cuarto. Pensé. Y lamentándome en voz no muy baja dije “Soy tonta” Tenía mucho sueño, estaba cansada y quizás también un poco pedo y no sabía dónde estaba mi cuarto o me había alejado de él por error. Pero no, las cosas en las paredes, la mesa llena de apuntes, el ordenador con la pantalla oscura y la lucecilla verde encendida, el perchero lleno de bufandas y el corcho de la pared con un vacío en él. Todo  era igual que mi cuarto. ¿Podría ser que mis colegas tuviesen lo mismo que yo? No, imposible. Aquel edredón era el mío, el de ellas es diferente y nadie deja porque sí un hueco tan notorio en el corcho, aquel dibujo que un día tiré a la papelera y que su hueco había decidido no sustituir con nada.

En ese momento el tío que estaba en la cama soltó una especie de rugido ¿O era que roncaba?  Y se dio la vuelta rodando sobre su espalda. Estaba en lo cierto, era un tío al que no conocía de nada. Si, era un tío. Además parecía muy guapo.  Veía su pecho desnudo con pocos pelos, su cara con una barba de quizás uno o dos días como mucho. Y debía estar soñando algo agradable, sonreía. Me gustaba su sonrisa.

Me quedé allí no se cuanto tiempo, mirando, puede que unos segundos o quizás algunos minutos. No sé. Lo miraba y me gustaba, pensaba que no estaría nada mal meterme en la cama con él y follármelo. Pero no, no estaría bien. No debía. Y a saber, puede que él tampoco debiese ¿No? No estaba bien que me quedase allí babeando por un tío que ni conocía y que ocupaba mi cama. Pero no sabía que hacer, tenía mucho sueño y quería dormir.

Y claro, las cervezas empezaban a hacer su efecto,  tenía que ir a mear. Estaba allí como clavada al suelo sin saber que hacer. En el baño vi colgados de una percha unos pantalones, una camiseta y un jersey y supuse que eran del que se había adueñado de mi cama. Me lave la cara y las manos, me recogí el pelo en dos trenzas poco favorecedoras y me quité la ropa que me asfixiaba y olía a humo. Me quedé sólo con la camiseta de tirantes y las bragas. Todavía me sentía un poco intoxicada por las cervezas y tenía hambre. Me dirigí a la cocina, estaría bien tomarse una taza de leche con cereales ¿Dónde dormiría? La luz fluorescente de la cocina reflejada en los azulejos me deslumbró y tuve que cerrar los ojos a tientas y medió dando tumbos me senté en un taburete. No tenía mas remedio que dormir en el jodido y duro sofá, pensaba mientras me preparé la leche.

La bebía  a cucharadas apartando los cereales y seguía pensando en quien era el jeta que estaba ocupando mi cama ¡Estaba bueno! Pero me temo que esta noche es mejor que duerma en el sofá. Esto pasa por darle a todo el mundo las llaves de casa.

Unos minutos más tarde, después de haberme tomado primero la leche y después los cereales que tanto necesitaba  fui al salón y vi allí una manta encima del sofá aquel en el que me sobraban la mitad de las piernas para poder acoplarme bien ¡alguien se había molestado en dejarme la manta! Sofá no era el termino preciso para llamar a aquel artilugio medio desecho y desmembrado. Es un sofá feo, en el que sólo pueden entrar dos personas con talla de modelo anoréxica y que además sean muy, muy amigas.

Seguí hablando sola y casi gritando “De ninguna manera duermo ahí” No, sola no. Salí de allí, atravesé el pasillo y me presenté en la puerta de mi cuarto llena de indignación. Mi cama es pequeña, pero siempre mejor que el sofá, así que me da lo mismo y me hago un hueco en ella, pensé. Él es el intruso. Me acerqué a la cama y casi perdiendo el equilibrio al tropezarme con un zapato que no era mío, caí en la cama como una bomba. El ladrón seguía allí enrollado en el edredón a mi lado mientras yo no podía taparme. Le dí un empujón y lo arrinconé tirando de las ropas. Entonces vi que tenía tatuado en la espalda un dragón que me miraba. Y yo lo miraba medio babeando. “Joder deja de mirarme” le decía. “Deja de mirarlo” me repetía a mi misma. “Deja de babear que nunca te han molado los tíos con tatuajes” “Si sólo es un dragón feo y mal pintado, descolorido” aparté la vista del dragón  y sacudí la cabeza para hundirla en la punta de la almohada. Eso fue un error porque el tío se movió y me quito el poco sitio que había conseguido.  Estaba congelada. Miré por encima de mi hombro a aquel tío que seguía allí durmiendo sin enterarse de nada. Pensé en el sofá otra vez.  “Me niego a dormir ahí”, me dije en voz alta y él seguía durmiendo. Con ese pensamiento en mi cabeza y mis ojos evitando mirar al dragón y haciendo caso omiso de su mirada creo que me quedé dormida y helada. No tenía ni idea de la reacción del ladrón desconocido cuando se despertase y viese que no estaba durmiendo sólo, pero no me importaba. Tenía demasiado sueño y había hecho un encogimiento de hombros mental. Ya no me importaba nada.

“Supongo que nos encontraremos mañana” dije entre sueños.

Anuncios

3 comentarios »

  1. jejeje, que bueno. Aunque me gustaría leer algún día ese despertar. Que ya me has dejado con la duda de lo que pasará¡¡

    Buenísimo el relato, me ha encantado. 🙂

    Comentario por Sinuhé — 27 abril 2010 @ 21:03 | Responder

  2. Me ha encantado lo de la victoria al Infierno. Buen relato, me ha gustado mucho el ritmo.

    Comentario por Hârum — 28 abril 2010 @ 21:03 | Responder

  3. jejeje, La Cama Tomada.

    Comentario por daniwhistles — 25 mayo 2010 @ 21:03 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: