Dardos procaces isotrópicos (autor anónimo) II

30 noviembre 2009

Realizando

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , ,

Me disperso.  Haría de todo, pero sin mover más que un dedo. Con el paso del tiempo que los sueños de mi vida dejen de serlo. Se ve exactamente dónde sería, pero  no lo sé, se me olvidaron los caminos que podría tomar para llegar allí. Escenas en cámara detenida o lenta,  la música pegadiza y la película tiene baches arguméntales sorprendentes.
Divago. Sin concierto ni propósito fijo. Tengo tantas ideas de lo que quiero que me invento cosas nuevas cada día, pero sin plazo fijo. Y la acción se queda congelada después de verla en cámara lenta. Casi se podría hacer todo, pero después de considerar todo esto, no refleja lo que quiero.¿Se ve la acción desde el mejor ángulo posible? Y recuerdo que la única vista que importa es la de cámara.
Se debe elegir, pero la acción no  debe eliminarse. Este simple ejercicio te obligará a detenerte y ver la imagen tal cual es.
Debe moverse, para aplicarse, pero … Pero la media. Y no me involucro demasiado. Prefiero sobrevolar todo desde arriba. A mi alrededor, la acción se desarrolla en cámara lenta. Como si fuera una película hubiese decidido ralentizar la imagen.
Me gusta mirar sin tocar. En un apuro, es un hormigueo y el sabor. Y luego te vas.  No, es que tengo  miedo. Miedo de los grandes huecos en la trama y cuando empiezo a decir ¡eyy, otra vez a cámara lenta! Es que algo le pasa a la historia. Sólo es que prefiero que todo sea especial.
Y uno de estos huecos me sorprendió, intento  que todo en la historia me quede claro y esté justificado. Elijo, ya que le permite tener una mirada neutral, independiente de todo lo que lo rodea, los efectos especiales, que la acción sea trepidante, hacer planos raros, ralentizar los dardos.

27 noviembre 2009

escondida bajo la cama

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , , ,

Ya no existe la magia, se desvanece o se quedo perdida allí cuando era niña. Pero me vuelvo a meter como entonces debajo de la cama y poder utilizarla como entonces para que mis botas no me dieran golpes cuando me escondo en esa zona oscura donde nadie me encuentre y pueda estar sola. Me aplasto contra el suelo que está solo a unos centímetros de mi nariz. No conozco sitio más seguro, un lugar anónimo, pero aún así los zapatos, los calcetines y las pelusas me dan problemas. Y mientras estoy aquí escondida aprendo a predecir el comportamiento de los tobillos y de los pies. Y las zapatillas se deslizan conmigo, como nunca las uso me hacen compañía. Aplacada intento arrastrarme mas dentro, al último rincón negro. Desgastado y roído un calcetín se desliza por el suelo y me toca la rodilla ofreciéndome su mano para sostenerme la mía. Podía haberme pedido que matase por él y lo habría hecho. Y seguía aferrada, adherida al suelo como si fuese una lamina de plástico sin ninguna forma por si alguien venía con una escoba y la mete no sienta que estoy allí.
Es una pena ¡lástima!
Me podía haber curado con mucha facilidad, me podías haber curado fácilmente. Tu me podías haber curado simplemente. Sé que es difícil, es duro. Sé que las decisiones no tienen que significar un problema, pero yo me rallo y quiero algo bueno en la vida.
Tu no quieres, nunca dijiste.
Y cada vez que levanto el talón del suelo me haces una oferta. Le doy la espalda a la poca luz que se asoma debajo del edredón y hundo cada vez más mi cuerpo contra el suelo. Después de esto no hay ninguna sorpresa. Los hombres descalzos son todos iguales. Toco con mi mano el suelo para respirar mientras ya casi no puedo aplastarme más y espero el día en que encuentre la magia o crezca lo suficiente para tener un lugar propio y no este suelo frío, este rincón oscuro en donde solo me hacen compañía una zapatilla y un calcetín usado.

26 noviembre 2009

Desgarraduras

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , , ,

Alguna vez te has despertado y sientes que tienes una herida en el alma por que te han robado un sueño?
Hoy he notado que los árboles están ya desnudos y que el suelo está cubierto de una buena capa de hojas. Todo era marrón y blanco. En voz alta. El aire que respiro esta lleno de fantasmas de palabras que no han soñado, vienen con la sangre fría. Aparecen y desaparecen a la luz como una bailarina  cubierta de velos. No estas en ningún sitio pero te veo en cualquier lugar.
Entonces  ¿qué ha estado sucediendo desde siempre?  Las hojas se han convertido, el aire frío, no es el momento de disfrutar de las nubes rosas de algodón y golosinas deliciosas. Memorias olvidadas, días y años, desgarrones  arrepentidos antes de adioses, la vida y amor de todo y cada uno. A veces puedo sentir mis huesos que tiran bajo el peso de todas aquellas palabras tácitas que no soy aún bastante valiente para pronunciar. Un olor que parece salir de las manos o del pelo y que me hace sentir la necesidad de mantener un vacío, como en un sueño, cuando se está tan cerca del corazón y tan lejos del cuerpo, engañado por el sueño.

25 noviembre 2009

soy torpe, torpe

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: ,

Esta mañana por ejemplo he batido el record, en el intento de hacer un trabajo que no me apetece nada de efectos invariablemente increíbles.  He cogido un pelador de patatas y he pensado que con él puedo cortar el mundo en rodajas como cuando Chaplin encarnado a Hitler en “El gran dictador” baila con el globo del mundo y se piensa que lo conquistara.
Sin embargo todo lo que ha pasado en calidad de vibraciones negativas como de mal de ojo y es que he acabado cortándome un dedo y han salido chorros de sangre que han salpicado por todos los sitios parecido a la escena de Trainspotting  en la que Spud  en una pelea con su madre se las arregla para rociar la mesa del desayuno y a todo el mundo de alrededor con su mierda. Algo parecido ha pasado con mi dedo, pero en vez de mierda voló sangre con la que he manchado todas las patatas, el suelo y he suscitado la blasfemia de los que allí miraban que temían que yo fuese un ser infernal tipo al arqueólogo de “The Evil Dead” y que allí empiecen ha suceder fenómenos extraños y con mi sangre llevarme todo al infierno.
Y así, con  los modos espirituales de un monje tibetano agradecí a todos con inocencia infantil y completa ausencia de malicia darme la posibilidad de aparecer en el libro de los Ginness como la peladora de patatas más sangrienta. me di la vuelta y fui a curarme la herida. Me gustan los bufones cariñosos.

Y también exagero un poco o dramatizo, pero y por qué digo nada.

24 noviembre 2009

¿Puede transformarse la fantasía en una oscura prisión?

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , ,

He recordado así de pronto un pasado no muy  lejano que me permitía salir del mundo real al que no dude una vez en etiquetar con un calificativo poco bonito: “realidad igual a mierda o mundo-caca” cualquiera de los dos vale, son iguales ¿No? Si, como el anuncio de bolsa caca, pero lo mío fue antes ¡copiones!
Desde que era niña siempre he tenido que pelear contra cosas que nunca he entendido como el abandono, la enfermedad, la soledad, la tristeza….. Desde pequeña me he sentido como una enredadera de esas que se aferra a la fachada de una casa con fuerza.
Cuando era pequeña, no recuerdo la edad, puede que tuviese cinco o seis años siempre oía decir a mi madre o a otros mayores que la felicidad es la clave de la vida. Un día en el colegio una profesora nos mando escribir  qué queríamos ser de mayores. Yo escribí en  que quería ser aquel cuaderno  de rayas horizontales con tapas de cartón blando sólo una palabra:
“Feliz”
Para que decir más ¿no?
Cuando vio mi cuaderno la profe me miro con cara enfadada y me dijo que yo no había entendido lo que ella había preguntado y yo pensé que era ella en realidad la que no entendía la vida.
Al final encontré un jardinero   experto en podar, que me podría separar de aquella pared y vuelvo a preguntarme otra vez si una oscura fantasía se puede convertir en una celda de castigo. Por qué me pregunto siempre lo mismo.
Si quiero puedo, pero no sé si quiero o no quiero. Si puedo quiero, si puedo no quiero.
¿Qué pasará en aquel castillo mágico? Si le pidiese permiso quizás me dejaría entrar y caminar  juntos por el sendero oculto del bosque y puede que me atreviese a preguntar que tipo de guerra se libera en su reino, tal vez, debería ser capaz de actuar como intermediario entre las bandas opuestas.
Otro  recuerdo de pequeña es esa frase que dice: “querer es poder” o que si quieres, se puede. Un día recuerdo que quería  llorar y lloré. Enseguida oí que me hacían callar, me decían: “Niña, no se puede llorar”.
Cuando quiero puedo ser peligrosa.
Al día siguiente quise gritar y me dijeron “Shiiiii, niña calla que molestas” Yo pensé si quiero gritar puedo ¿No?
Le quise pegar al vecino y no se dejo, salio corriendo asustado ¡Cobardica!
Pero no lo hago, no sé si tengo ganas
Pero no lo hice, no me apetecía.  El miedo de fijarse en aquella realidad que siempre renegué con todas mis fuerzas, una vez más me impidió de moverme y de querer de verdad. En esta noche fresca de septiembre vuelvo a pensar en mi amigo fantástico que me hace  compañía en el curso de los años.

23 noviembre 2009

Relato erótico

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , ,

Siento el ritmo de la calma, un pesado sueño de pronto. La luz y el aire. Tumbada en una cama de suaves sábanas envueltas en un mundo de seda azul. Me rodean blancas cortinas de gasa blanca. Me  desnudo en la cama mientras mi piel se siente acariciada, piel contra piel. Mi vestido ha caído arrugado al suelo.  Abro las cortinas y lo veo allí con dos copas de vino en la mano con unos pantalones negros y sin camisa , enseñando su pecho que me imagino muy suave al tacto.
Me da una copa mientras levanta la otra  en la mano y ofrece un brindis y bebo un sorbo mientras me pregunto  qué estaremos celebrando. Me siento feliz, como si ya hubiese conseguido una victoria. Sin embargo hay algo que me cuesta recordar y que persiste en la parte trasera de mi sueño y sigo bebiendo el vino sorbo a sorbo. Vino dulce y embriagador que me aturde los sentidos, siento hormigueo en mi cuerpo y me siento viva. Le hago un gesto para que se acerque a mi, se sienta en la cama y nos apoyamos en una multitud de almohadas, estoy  perdida en la comodidad, con calor y un poco borracha sin preocuparme que estoy desnuda disfrutando del vino apoyándome en su hombro.
Cierro las cortinas y nos aislamos del mundo exterior. No importa, dentro  es un pequeño mundo que se parece al cielo, los dos juntos. Dejo que la sensación del vino vague por mi lengua, lo saboreo despacio, deleitándolo. Me chupo los labios a sabiendas de que ahora deben ser rojos y  me mira mientras lo hago,  veo el hambre en sus ojos. Hambre de deseo. Dejo el vaso en el suelo. Mis manos recorren su pecho. Siento que es suave, sedoso, perfecto. Lo acaricio. Él cierra los ojos al sentir el placer que le da mi tacto. Se inclina hacia mi y me besa. Su piel toca la mía, hay chispas de electricidad que recorren nuestros cuerpos. Y cuando los labios se encuentran sentimos el sabor suculento del vino.
Dejo de pensar y sólo las palabras traspasan mi mente. En ningún orden, solo palabras, sentimientos. Suave. Suave. Caramelo.  Romántico. Hermoso. Bello. . Por favor. Por favor. Tocar. Roces. caricias. Magnífico. Lujuria. Pasión. Ensueños. Lejano. Melancólico. Alma. El beso. Oferta gloriosa de sensaciones emocionantes. Mi cuerpo se da cuenta como si  hubiera estado dormido mil años.  Soy la difusión de impulsos de  vida como y siento como  me sostiene en sus brazos, devorándome con sus labios y me pierdo.
Sus manos me acarician,  mi piel, mi cuerpo. Tiemblo.  Sucumbo a su cada caricia.  Me deja durante un momento, un breve momento que parece  largo, eterno, despierta ansias y me vuelve  a mi desnudo, bello. Quiero tocarlo pero de pronto me siento tímida. Él besa mis labios, mi cuello, labios otra vez. Baja recorriendo todo mi cuerpo mientas me estremezco con más deseo. Respiro pesadamente, jadeando . Él siente mi deseo, me pregunto. ¿Él sabe cuánto lo quiero? Pienso en lo que hace, me concentro. Estamos armonizados. Él me toca, me acaricia, lo siento por todas partes. Él es mío. Él es el mío, si, sólo en este momento, ahora. Su pelo entre mis dedos. Siento como me besa. Junto mi cabeza a la suya dejando nada de espacio entre nuestros cuerpos. Rodamos por la cama hasta que queda encima de mi. Su eso me tranquiliza y me despierta al mismo tiempo. Su cuerpo es sólido, verdadero. Siento que entra en mi, despacio. Como si tuviese miedo de romperme. No me romperé. Nunca me voy a romper. Me muevo con él. Un ritmo apacible insoportablemente placentero y  tan hermoso que hace daño a mi corazón. La exquisita ternura es casi más de lo que puedo soportar. Me siento ingrávida, libre.
Hace el amor conmigo.  Siento su piel alrededor . Nuestros ojos cruzan miradas y reímos. Está vez nuestro baile es aún más eterno, suena la música mientras bailamos esa danza de cuerpos. Mis manos se adhieren a su espalda, aprieto fuerte con mis dedos, lo araño suavemente, lo rodeo. Nos extenuamos el uno al otro, todo mi cuerpo responde  a cada milímetro de su piel. Lo siento dentro de mi, en toda mi piel. Sé que el lo siente también.
No quiero nada más en este momento, para mi es completo. Mi cuerpo se estremece con un orgasmo, uno tras otro. Me siento convulsionar y  sacudo  mis miembros que los siento cansados. Me besa una y otra vez hasta que acaba y vomita su semilla dentro de mi.  Rueda a un  lado y  me tira, aún no queriendo separarse. Las palabras no pueden describir mis sentimientos ahora. No nos hablamos pero no importa, sobran las palabras. Es fuerte, me sostiene y me siento segura. Nada puede hacerme daño ahora. Nada  duele ahora. Despacio comienzo a dormirme y la última cosa que yo veo es su cara antes de que mis ojos se cierren.

20 noviembre 2009

¿Bailamos?

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags:


Se puede bailar de cualquier forma. Baila, baila, baila.

Podemos bailar antes de la cena, se puede bailar en el césped, bailar al sol en vez de bailar por la noche, es cierto. Y bailar descalza en un suelo de cristales rotos. Con pasos de plumas, bailando como una ninfa borracha de música.
Podemos bailar en un teatro, después de un ensayo. O ponemos música en el coche y bailamos en un sitio alto donde se vean las luces de la ciudad allí abajo, bajo las estrellas. O en un callejón oscuro rodeados de contenedores de basura y de la oscuridad de terciopelo de la noche siguiendo la medidas que dibujan las plumas en el suelo, un dibujo caótico de sentimientos.
Podemos bailar en la cama, en invierno leyendo poesías en francés y contando estrellas. Bailando en el techo  contra la melancolía y que los  “te echo de menos” no te aburran.
Bailando en secreto, sin música, con fuego, los ojos cerrados, el humo y un montón de libros.  Nunca más no, un baile y un beso. Comiendo y bebiendo juntos y rodeados de amigos, pensamientos míos en el aire.

19 noviembre 2009

Otoño

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , ,

Por la mañana, cuando todo el mundo duerme yo me levanto descalza y de puntillas para no hacer nada de ruido. Los dedos de mis pies desnudos sobre la madera que cruje y se despierta al mismo tiempo que yo. Está fría, es su peculiar forma de decirme buenos días y yo no tengo que contestar, me cuesta abrir la boca en esos momentos pero mi cabeza no para de dar vueltas.
Saco los dedos por la ventana para tocar el aire de fuera y así creo que tengo el aire para mi sola.  Poco a poco se desvanece el otoño de colores amarillentos y el suelo esta alfombrado con miles de hojas. Se esfuma el otoño en los parques, se marchita. En cualquier caso no llueve y me hace feliz porque no me he comprado un paraguas. Murmuro una canción y de repente tengo miles de palabras como burbujas bajo la lengua ¿Qué hago aquí? Me pregunto con incredulidad. Nada, realmente nada. La verdad es que un día supe que hacía, pero cuanto más me instalo, más me arraigo y cada vez me doy más cuenta de que jamás lo sabré. Nunca jamás.
Abro un cuaderno nuevo, con todas las hojas en blanco, mi mano se resbala contra las páginas todavía muy dulces y me gusta. Cada vez hace más frío, pero en una esquina cualquiera hay una caseta donde una señora asa castañas. Te las da envueltas en papel de periódicos atrasados donde cuentan que ha muerto otra mujer a manos de un desalmado. Y me caliento las manos ¡mola! Pero soy poco hábil para pelar la castaña con una mano ocupada, así que me las llevo a casa y me las como sentada.
Y qué hago aquí.  Pintarrajeo las paginas del cuaderno nuevo, garabateo páginas en blanco. me produce un extraño calor ahí, entre las costillas y el estómago. El cielo es azul, mucho más azul en noviembre y me digo que tal vez estoy aquí para descubrir al menos algo. Lo bueno de la vida, es demasiado pronto para saber si recordaré esto dentro de tres meses, dos años, diez.

18 noviembre 2009

Desnudas

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , ,

Mi amiga y yo estábamos comiendo en un restaurante de esos baratos con comida grasienta e insípida, pero era barato el plato del día. Y mientras comíamos tuvimos una conversación de esas tontas que tanto le molan a ella y que a mi a veces me enfurecen. Me llamo mojigata. Al final acabamos la comida y salimos del restaurante despidiéndonos de los camareros que se quedaron callados. Parecía que estaban de mal humor, quizás gritamos demasiado o puede que haya sido la desnudez de mi amiga.
Y volvíamos a la facultad, teníamos practicas esa tarde. Durante el paseo me volvió ha hacer el comentario de que era una mojigata así que para que se callase de una vez por todas me quite la camisa. Empezamos a correr, se nos hacía tarde. Es que no se puede discutir tanto mientras nos cruzábamos con un pelirrojo feo que nos miro sorprendido y huyo asustado. Mi amiga dijo que éramos muy feas y que por eso tenía miedo y sale corriendo a toda velocidad. Yo corro detrás de ella que tiene mi blusa y quiero que me la devuelva.
Se mete en un bar y oigo a uno de los clientes que dice algo sobre su desnudez mientras se dirige a la barra y se pone ha hablar con la camarera tranquilamente. La camarera si viste ropa. Mi amiga me mira y me dice que le está explicando a cerca de todo, la camarera me mira a los ojos y me dice: “¿Así que eres tu? Y entonces apareces y me dejas tu chaqueta, me envuelvo en ella y en tu abrazo que es reconfortante, cálido. Y entonces rápidamente me despierto, no era más que un sueño.

17 noviembre 2009

Sin título

Filed under: Uncategorized — chispa87 @ 21:03
Tags: , ,

La inspiración es como una polilla asustada, en movimiento pero que va y viene a cámara lenta. No viene siempre cuando más la deseo, sentada delante de la pantalla  mintiendo, mi cabeza hace trucos de magia y aparece cuando estoy en clases o haciendo otras cosas raras con ojos de vidrio cubiertos de telarañas. Y después es difícil volver a esos pensamientos, exteriorizarlos otra vez por eso es como si me pasase todo el día en la luna.
Dado el estado catatónico que sistemáticamente se replegaron a pesar de mis esfuerzos para mantener la presión, sí y no, me agarró un veinte por ciento del total, que presagia las denuncias en mi nombre y un número después.
Escribir para recordar, existir, no perderse palabras y emociones que a veces son difíciles y que para otros quizás no signifiquen nada.  es mi memoria que es como el humo que fluye de los labios como una respuesta a todas las preguntas que no estaban destinadas a ser preguntadas. Agitando a los espíritus a salir de sus guaridas. Las tragedias. Un recuerdo en mis manos ahuecadas que allí lo mantiene. Reaparecen cada vez que quieran
Después de  hablarme a mi misma de temas que me despiertan el mismo interés que me lo despierta el modo de emparejarse de los reptiles  por fin llega la hora de comer  mientras a otros les da un ataque al corazón. Mi mente, mi memoria, que no tiene nombre. No he provocado la pobreza del lenguaje, pero tengo una incapacidad para nombrar esos sentimientos, los que son demasiado lleno de vacío que me persigue me hacen pensar, me priva de sueño y, a veces me da la fuerza para continuar, no todo es blanco o negro.
Yo prefiero que, sí, pero no.
Y, después de haber comido un metro cuadrado de aceite y grasa de pizza caprichosa, regresé a mi silla delante del ordenador en medio de alucinaciones  resultante de la digestión de que  se presenta difícil.

Me gusta la sensación de ser una aparición en un teatro de marionetas donde Dora la niña del Mago de Oz hace frecuentes incursiones para hacer cierto tipo de preguntas. No importa, no es más que la locura o el humo en la bola de cristal de una bruja.

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.